No es sino el verde el color de la envidia.

martes, 12 de abril de 2011

La mejor.


He de confesar que me gustan las serpientes
Y por qué no decirlo.
Son brillantes, lubricadas, verdes, venenosas, inteligentes…
36 cromosomas en sus células. Eso ya es insuperable.
3+6=9 mi número favorito.

Adoro las serpientes, sobre todo si las chupo.
No son peligrosas si sabes hablarles.
Si las escuchas estás perdido,
Si las miras a los ojos también.
Pero si eres un encantador todo es diferente.

Puedes conseguir, incluso, que te hagan el amor.
Y nadie te lo hará como una serpiente, sucia, lubricada y verde.
Sí señor.
Como te ama una serpiente no lo hará una puta.
Porque las serpientes son las putas que saben retorcerse.
Y desencajan sus mandíbulas para engullirte,
Y derretir tu muerte, y te haces adicto a ellas…

Oh! Sí. Amo las serpientes.
Su amor no se paga con monedas oxidadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada